Hasta 1936

1900: Arco voltaico en Santa María: «Con motivo de los solemnes maitines que anualmente se celebran en Santa María en conmemoración de la Fiesta de la Venida de la Virgen a Elche, lució por primera vez dentro del camarín de la Virgen, un arco voltaico de mil bujías el día 28 de diciembre del año 1900. También por primera vez se encendió dicha noche la luz pendiente de la ventana de la cúpula que se abre encima del arco central del presbiterio».

 

1911: Bendición de la primera piedra de la actual ermita del Tamarit (27 de diciembre). Se construye el oratorio en una parcela de terreno cedida gratuitamente por Atanasio Cuervo, propietario de las salinas del Bras del Port de Santa Pola. El acta notarial levantada al efecto, entre otras cosas, dice, «que entre los actos de las indicadas fiestas [de la Venida] figura el de la bendición y colocación de la primera piedra del santuario que en honor de la Virgen, en testimonio del amor de su pueblo elegido y en memoria de aquel fausto acontecimiento se proyecta construir en el mismo punto del arribo de la imagen, para lo cual don Atanasio Cuervo y Riva, por sí y en representación de los demás señores condueños de esta finca, con su habitual generosidad, su arraigada fe y sus elevados sentimientos religiosos, ha cedido gratuitamente un terreno de dos mil metros superficiales para el emplazamiento de la capilla, que ocupará ciento cincuenta metros y para los ensanches de la misma, donación que aceptó con gran gratitud la Sociedad de “La Venida de la Virgen”». Tampoco en esta ocasión pudo la Sociedad acabar las obras: fueron rescatadas por el mencionado propietario de las salinas, que las concluyó a sus expensas. El 28 de diciembre, a la entrada de la Virgen desde el huerto de les Portes Encarnades, se estrena un himno compuesto por el maestro Salvador Román Esteve, organista de Santa María, con letra del Rvdo. Vicente Juan Ferrando, que con el paso del tiempo se convirtió en el himno oficial de las fiestas.

 

1912: Pronuncia la bienvenida a la Patrona, el sacerdote ilicitano Rvdo. José Buigues Asencio, párroco de La Marina, quien el año siguiente ocupa la cátedra sagrada en la misa mayor del 29 de diciembre.

 

1915: Bendición de la ermita del Tamarit el domingo 7 de febrero. Oficia la ceremonia el obispo de la diócesis: «A las ocho, como estaba anunciado, comenzó el señor obispo la misa de comunión, acercándose a la sagrada mesa centenares de fieles de ambos sexos. Su ilustrísima exhortó a los concurrentes a que en aquel bendito lugar de santas tradiciones y en acto tan conmovedor que recordaba a Jesús cuando en las orillas del mar de Tiberíades predicaba y alimentaba a las muchedumbres, debían los cristianos pensar que en el cielo hay un padre común de los hombres y que muchos de éstos, que son nuestros hermanos, estaban padeciendo los horrores de la guerra». El reglamento de la Sociedad de la Venida vigente en esta época indica que cada mes de febrero ha de darse posesión a la Junta Directiva elegida para regir a la Sociedad y en el mes de octubre se ha de reunir la Junta General para tratar sobre las fiestas a celebrar. Es elegido presidente, Antonio Alcaide Burillo, contador del Ayuntamiento de Elche. Cuentan las crónicas que este año Cantó emplea dos minutos y medio en su carrera, que el sermón del día 29 corre a cargo del Rvdo. Manuel Pomares Ceva y que el estandarte es conducido en la procesión por José Pascual Urbán, José Pomares Perlasia y Joaquín Cruz y Bru.

 

1917: Manto de «las Conchas» o de la Venida. En la procesión del día 29 de diciembre, estrena la imagen de la Patrona un espléndido manto diseñado por Pedro Ibarra y Ruiz, bordado por Mariana Valero Agulló, con la colaboración de Concepción Vidal Pomares y Manuela Sánchez Aznar, y sufragado mediante un legado testamentario de Antonia Serrano Franco. Dicha procesión es presidida por el obispo de la diócesis y ocupa la cátedra sagrada el Rvdo. Francisco Iñesta Cañizares, magistral de la catedral de Orihuela.

 

1918: Pronuncia la bienvenida, el Rvdo. Ramón Campello, coadjutor de San Salvador, mientras que el sermón de la festividad corre a cargo del Rvdo. Antonio Castell, párroco de Cox. En la procesión participan las bandas de música Blanco y Negro y la de Crevillente, «entrándose la bendita Imagen de la Virgen de la Asunción en las tres parroquias.» Sin embargo, se critica la carrera de Cantó del día 28 por haber empleado en su recorrido más de cinco minutos.

 

1919: Además del himno de la Venida, la masa coral Popular canta a la entrada de la Virgen a Santa María una preciosa Ave María.

 

1920: Fiestas del Cincuentenario. Para conmemorar los cincuenta años desde la celebración del V Centenario de la Venida, la Sociedad desarrolla unas fiestas especialmente solemnes. Una crónica periodística del momento nos indica: «No encontramos palabras para hablar dignamente del entusiasmo popular que se desbordó ayer en el grandioso acto que conmemora la Venida y triunfante entrada en Elche de la Virgen de la Asunción. El distinguido estudiante, Sr. Serrano, que hacía de Cantó, los apuestos jóvenes que representaban el Ayuntamiento de la época, precedidos de los monísimos heraldos, el entusiasmo delirante de la multitud, la fogosa y cordial bienvenida de nuestro paisano D. Antonio Castell, el grandioso himno cantando a cien voces, con el solo de la célebre actriz ilicitana Emilia Ferrández, todo, en fin, resultó magnífico y altamente conmovedor. Si algo faltaba para manifestar el ardoroso amor de los ilicitanos a su celestial patrona, ahí están los maitines de anoche. La solemnidad del coro, los armoniosos acordes del órgano, la profusión de luces y los potentes focos eléctricos, hacían anoche de Santa María una real y deleitable antesala de la gloria. Por algo el pueblo entero desfiló por delante del majestuoso trono de la inmaculada Virgen de la Asunción.» Además, tienen lugar unos Juegos Florales organizados por las principales sociedades culturales de la ciudad.

 

1921: Es presidente de la Sociedad, Joaquín Aznar Sevilla. Pronuncia la bienvenida del día 28 el Rvdo. José Guillén Estañ y el sermón del 29, el Rvdo. Francisco Antón Tarí.

 

1925: La bienvenida corre a cargo del sacerdote Ramón Campello. La procesión de la festividad es presidida por el obispo diocesano Javier de Irastorza y Loinaz, y pronuncia el sermón, el magistral de la colegiata de Alicante, Victorio Albentosa. Interpreta el himno de la Venida una capilla de cantores dirigida por Ginés Vaello. La Sociedad cuenta con cuatrocientos socios que pagan una cuota anual de una peseta.

 

1926: La Sociedad publica una hoja volante invitando a todos los hijos de Elche a inscribirse como socios y poder celebrar «aquel fausto acontecimiento que ha sido y es el honor y la alegría de nuestra histórica ciudad.» Se nombra nueva Junta directiva: presidente, Ricardo Parreño Ferrández; vicepresidente, Fausto Román Bañón; tesorero, José Antón Mateu; vocales, Ramón Campello Sempere, Arístides Botella Torres (interventor), José Javaloyes (archivero), José Martínez Penalva y José Valero Serrano. El frío y la nieve deslucen los festejos de este año, pero la prensa local resalta el éxito de «la campana gorda llamando a los fieles en día tan grande para Elche. Hasta la celebración  de la misa de doce fue un acierto que llevó ante el rico camarín de la Virgen de la Asunción a lo más selecto de la sociedad ilicitana».

 

1927: Se estrena una Salve compuesta expresamente por el musicógrafo Alfredo Javaloyes siendo cantada por miembros del Coro Clavé y del Popular Coro Clavé, dirigidos por Ginés Vaello y Francisco Torres; los solos fueron interpretados por María Orts Román y el tenor Antonio Esteve.

 

1928: La procesión del día 29 es presidida por el obispo orcelitano y el sermón de la misa mayor corre a cargo del Rvdo. Vicente Alemán, canónigo de la colegiata de Alicante.

 

1929: Ampliación del alumbrado extraordinario de Santa María con ocasión de las fiestas de la Venida. Se sufraga mediante suscripción popular que inició con 50 pesetas el presidente de la Junta directiva, Manuel Torres Serrano, con el fin de que dicho alumbrado fuese adquirido en propiedad por la mencionada Sociedad. El día de la festividad de la Venida ocupa la cátedra sagrada el Rvdo. Antonio Martínez, deán de la catedral de Tortosa, y el Popular Coro Clavé, dirigido por Francisco Torres, interpreta la Misa de Ravanello. La bienvenida de la víspera fue pronunciada por el Rvdo. Julio Martí, capellán del Asilo de Elche.

 

1930: Cantó realiza su carrera en dos minutos y veinte segundos. La bienvenida «breve, ceñida al asunto, elocuente y arrebatadora» la pronuncia el Rvdo. José Martínez Sánchez. Y el sermón del día 29, el Rvdo. José Belso, quien «hizo alarde de erudición mencionando los hechos y las personas más salientes de nuestra historia sin olvidar la moción de afectos merced a dos sentimientos tan hermosos como el de Madre y el de Patria».

 

1931: La autoridad republicana suprime las expresiones públicas de carácter religioso. De esta manera, «la Junta de esta Sociedad viene reuniéndose para preparar las tradicionales fiestas de la Venida de la Virgen y según noticias que llegan a nuestros oídos, nuestra primera autoridad ha denegado el permiso para esta celebración tan popular y de tanto arraigo tradicional.»

 

1932: La Sociedad organiza una caravana automovilística a las salinas del Bras del Port para celebrar una gran fiesta religiosa con ocasión de la Venida y también una misa en Santa María en la que interviene el Orfeón Ilicitano. Sin embargo, la procesión con la imagen de la Patrona, dada la  prohibición vigente, ha de ser claustral. Se estrena un himno a la Virgen compuesto por el maestro Alfredo Javaloyes, con letra del Rvdo. Antonio Soria Gabaldón, párroco de San Juan.

 

1935: Se celebran las fiestas de la Venida de la Virgen por las calle de la ciudad, siendo la única ocasión en que tuvieron lugar durante los años de la II República española.

 

1936: El 20 de febrero es incendiada la iglesia de Santa María, junto con los demás templos de la ciudad, siendo destruida la imagen de la Virgen de la Asunción, Patrona de Elche y protagonista de las fiestas de la Venida.

 

Joan Castaño

Archivero de la Basílica de Santa María de Elche

Artículo publicado en el número 10 de la revista “ilicitano ausente”