La Venida de la Virgen y el Misteri d’ELX

El Misteri, o Festa d’ Elx, la más genuina seña de identidad de la ciudad, es un drama cantado, de origen medieval, que relata la dormición, asunción a los cielos y coronación de la Virgen María. Está dividido en dos actos: la Vespra, que se representa el 14 de agosto y la Festa, el 15 de agosto. El escenario es la basílica barroca de Santa María, en cuya construcción se tuvo muy en cuenta ese destino.

El acceso a la basílica, tanto el 14 como el 15, es libre, permaneciendo sus puertas abiertas de par en par; aunque, debido a la enorme popularidad de la obra y a la devoción que por ella sienten los ilicitanos, resulta imprescindible acudir al templo con varias horas de antelación.

Ensayos generales

El 11, 12 y 13 de agosto se llevan a cabo los llamados ensayos generales, que concentran en un solo día toda la trama, de la que se puede disfrutar mediante la compra de una entrada.

Además, los años pares hay funciones extraordinarias el 29 y 30 de octubre (con entrada) y 1 de noviembre (acceso libre: por la mañana la Vespra, seguida de la procesión del entierro y, por la tarde, la Festa).

Origen medieval

Su origen, medieval, se remonta a la Venida de la Virgen, en cuya arca vino el consueta o partitura del drama sacro-lírico. Ha sobrevivido hasta nuestros días gracias a una bula papal de Urbano VIII en 1632, después de que en el concilio de Trento (1545-1563) se prohibieron las escenificaciones en el interior de los templos cristianos. La perseverancia y el amor de los ilicitanos han convertido la Festa en el último vestigio vivo de este tipo de manifestaciones.

La música ha recibido matices de diversas épocas y estilos, con melodías medievales, renacentistas y barrocas, con ejemplos de monodia y polifonía. La representación corre a cargo de cantores no profesionales y una escolanía infantil de voces blancas para los papeles de María y los ángeles, ya que en la Edad Media las mujeres no podían intervenir en obras teatrales y eran seres impuros para la liturgia.

Aparatos aéreos

Si algo caracteriza al Misteri es la complejidad de la puesta en escena, con la división del espacio escenográfico en horizontal-terrestre y vertical-aéreo y la utilización de aparatos aéreos que descienden desde el interior de la cúpula de la basílica.

El 18 de mayo de 2001, la UNESCO lo declaró Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, siendo la primera fiesta española que obtuvo este galardón.

* Información extraída de visitelche.com